SALVADOS PARA BUENAS OBRAS

Para_buenas_obras

Existe una gran diferencia en la conjunción cuando decimos “Salvados por buenas obras” a “Salvados PARA buenas obras”. Por esta razón tenemos que ir a la Biblia para encontrar el sentido correcto del mensaje. Efesios 2.10 dice:

 “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.”

Cuando comprendemos que los versículos anteriores dejan en claro que la salvación no viene de nosotros sino de la Gracia de Dios y que las obras no participan de ninguna manera en la salvación, es entonces, donde nos hacemos la pregunta  “¿Y para qué son las obras?”.

Ser declarados “Hijos de Dios” es mucho más que un título que podríamos poner en nuestra tarjeta de presentación o en Facebook. Porque cuando llegamos al entendimiento de que Cristo murió para salvarnos de las ofensas de NUESTROS MALOS CAMINOS, en Cristo nos perdonó y nos regresó a la senda para que anduviéramos en SUS CAMINOS, y con la libertad de andar sin condenación.

Volvamos a ver este punto interesante. La Biblia dice en Isaías 53.6:

“Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el Señor hizo que cayera sobre Él la iniquidad de todos nosotros.”

Si andar por caminos incorrectos nos llevó a ser desobedientes ante Dios y fue parte para la condenación misma ¿Cómo puedo yo regresar a ese mal camino de donde Dios me rescató?

Tenemos el placer de andar en las obras que Dios preparó para nosotros y disfrutar de su presencia. La libertad se encuentra en estar en Cristo. Dejemos que Dios nos use para su Gloria y seamos instrumentos en sus manos.

¿Conoces el camino que Dios preparó para ti? Si no es así ven y descubramos juntos a través de Su Palabra (La Biblia).

“Porque me has librado de la muerte, y mis pies de la caída, Para que ande delante de Dios en la luz de la vida” (Salmo 56:13).